lunes, 18 de junio de 2012

Dinamarca-Alemania: Sacrificio, potencia y talento

Dinamarca 1-2 Alemania (17/06/2012)
1. Alemania domina espectacularmente su faceta defensiva en casi todos sus aspectos. Empiezo explicando el poco habitual "pressing" alto. Digo poco habitual porque si bien se busca recuperar lo antes posible, no es una obsesión. El robo de balón en campo rival tiene más que ver con aspectos mentales y físicos como la ambición y resistencia más que con mecanismos tácticos. Así pues la selección de Joachim Low empuja a la precipitación del rival a través de Khedira que tiene una gran importancia por su derroche físico, siempre bien acompañado de todos sus compañeros, incluso Mesut Ozil que tras unas temporadas con Jose Mourinho se ha dado cuenta que también debe defender. Cuando todo el conjunto alemán deja pocos pases en corto al rival, éste tiende a la precipitación y balón aéreo donde Hummels y Badstuber lo tienen todo para ganar el balón por alto y recuperar la posesión.


2. A pesar de todo lo explicado, si no consiguen recuperar en campo rival, la selección de Low no tiene ningún problema en replegar. La línea defensiva intenta no meterse dentro del área siempre estando muy concentrados para anticipar y salir a cualquier pase a la espalda de los volantes. Lahm por izquierda muestra que su capacidad ofensiva no va en detrimento de su calidad defensiva. La línea de cuatro formada por los medios -Schweinsteiger y Khedira- donde el del Real Madrid juega más expeditivo, sale más a la presión dejando espacios en su espalda que cubre perfectamente el del Bayern de Munich. La capacidad física, la entrega y la capacidad táctica de los dos volantes son excepcionales. Tanto Muller por la derecha como Podolski por la izquierda no dudan en ayudar a los laterales de su banda para evitar cualquier situación de dos contra uno. Todos, absolutamente todos los jugadores trabajan defensivamente.

3. Una vez  recuperan el balón tratan de recuperar el control partido así que suelen tocar entre los defensas centrales -Hummels y Badstuber- para calmar y tomar el ritmo del encuentro. Normalmente el pase objetivo de los centrales es Schweinsteiger que con su calidad para organizar a sus compañeros inicia cualquier jugada tanto por dentro con los apoyos de Mesut Ozil, que baja a recibir o Khedira que pone su potencia física a disposición del equipo incorporándose al ataque. La otra opción es iniciar por banda. La banda izquierda de Lahm la comentaré en el siguiente punto, la banda derecha donde ayer jugó Bender que cuando recibía solía combinar hacía Muller o devolver a los centrales sin arriesgar demasiado en cualquier momento.


4. Es importante destacar que sucede cuando Philipp Lahm toca el balón porqué es un diestro, que juega bien con la zurda, jugando en el lateral izquierdo. El capitán de la selección suele jugar hacia dentro, o bien al central Badstuber, la devuelve a Schweinsteiger o busca hacia adelante a Ozil para que con su talento genere peligro en tres cuartos, pero nunca suele jugar con el extremo de su banda Podolski. Esto adquiere importancia ya que cuando Lahm recibe el balón, Podolski se suele pegar a la cal, Ozil se deja caer por esta banda y Khedira ocupa una zona de segundo delantero. Es un mecanismo general para ejecutar una efectiva distribución del espacio. Sabiendo que Lahm se va a ir hacia al centro hay que equilibrar el espacio efectivo de juego. Lo último que conocía es el extremo jugando hacía dentro -a pierna cambiada-, parece que con Lahm ha aparecido el lateral jugando hacía dentro.